¡Ah, los laboratorios! Lugar de tantas vivencias llenas de satisfacción y escenario de grandes crisis existenciales.

Guías hay por montones, los procedimientos son los mismos y si algo tiene la electrónica es que la podemos considerar un lenguaje universal. Pero cada estudiante es un mundo y cada cual tiene su propia experiencia.

A estas alturas de mi viaje me es muy divertido recordar todos los percances y momentos de alegría y angustia que pasé frente a un protoboard, de los cuales, de todos, algo aprendí.

Hoy me acerqué a otros compañeros a preguntarles qué anécdotas de laboratorios tenían que pudiesen compartir con nosotros.
Dicen que nadie aprende de experiencias ajenas, pero también dicen que en guerra avisada no muere soldado, por lo que aquí te presentamos 10 historias sobre laboratorios de estudiantes de electrónica.


1. El OPAMP troll

"El semestre pasado estaba haciendo una práctica de CPC (Control de Procesos por Computadora) que casualmente también me servía para un laboratorio de Electrónica de Potencia.

Este consistía en un controlador de temperatura usando un bombillo incandescente, la computadora y un dsPic. Resulta que pasamos más de una semana, todos los días metidos de lleno en los laboratorios porque nos surgían mil problemas.

Pero el peor era un problema que no habíamos detectado en la parte de potencia el cual hacía que cada vez que conectábamos a 110V se disparasen los breakers, salían volando los diodos, se producían chispas en el protoboard (con “boom” incluido) y demás.

Obviamente para que pasara todo eso tenía que haber un corto en algún lado, pero no lo encontrábamos. Montamos y desmontamos el circuito un millón de veces, incluso cambiamos el diseño del mismo y por último decidimos cambiar componente por componente. Así fue que nos dimos cuenta que estábamos usando un opamp dañado.

Cuando lo cambiamos todo funcionó perfecto. Generalmente soy súper cuidadoso (y miedoso) cuando trabajo con 110 V. Y en ese momento estaba aún más asustado porque otro chamo quemó un circuito de la tarjeta de la pc y el micro porque por error conectó la tierra de potencia con la del micro".

Luis Hernandez

Estudiante del VIII semestre de Ingeniería Electrónica

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja: 

Cerciórate de que tus componentes funcionen correctamente por separado antes de agregarlos al circuito.


2. La leyenda de la mano que suda.

"Recuerdo que en el laboratorio de Electrónica III, estaba con mis compañeros de grupo trabajando en la última práctica.

Uno de ellos estaba haciendo la última revisión, el cual tiene la condición de que le sudan las manos de manera excesiva.

Al circuito que nos asignaron ya le estaba pasando corriente con su respectivo transformador, pero cuando él colocó las puntas de osciloscopio para ver la señal de salida, justamente cayó una gota de sudor en el protoboard.

El circuito explotó en la cara de mi compañero. El bombillo que se tenía como parte de la prueba también se quemó.

Gracias al cielo no se quemó el osciloscopio y a mi compañero no le pasó nada. Solo fue un susto."

Thais Rivas

Estudiante del X semestre de Ingeniería Electrónica

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Si el laboratorio ya funciona ¡deje eso así!

Espere a que el profesor haga su revisión. Cómo adicional, mientras esperan ser evaluados, no permitirle a una persona con un problema de sudor manejar los montajes al estar conectados.


3. Circuitos siameses.

"En un laboratorio de CPC (Control de Procesos por Computadora), estábamos trabajando en el último proyecto. La asignación consistía en controlar el  nivel de un tanque, para el cual usamos una maqueta del laboratorio de Mediciones Industriales e Instrumentación.

Teníamos que hacerle el circuito de acondicionamiento, procesar los datos por medio de un dsPic y mandarlos a la pc, donde se tenían las pantallas para controlar el sistema.

En el sistema de la maqueta, con su sensor y accionador, se utilizaban voltajes más altos que en el del micro, que usaba 3.3V y menos corriente. Por lo que para eso era necesario el circuito de acondicionamiento.

El resumen del fail es que se nos olvidó aislar los circuitos y juntamos las tierras. Como resultado: el microprocesador se quemó."

Fraibet Lozada

Ingeniera Electrónica. Egresada 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja: 

Al trabajar con un sistema que requiera  diferentes niveles de tensión para su alimentación prestar atención en que las tierras no se mezclen.


4. Fé a prueba de cortos.

"En la práctica de laboratorio de Electrónica de Potencia sobre los rectificadores por control rampa, para visualizar el control sobre la onda se colocaba la punta del osciloscopio en la salida del circuito.

La cuestión es que los osciloscopios que estaban en ese laboratorio no tenían lo que llaman un transformador de acople, que independiza lo que "ve" el osciloscopio de la red (el enchufe).

Cuando intentas ver la onda con el osciloscopio sin el transformador de acople, si la onda de la red y la de la salida del control no están en fase terminas haciendo un corto.

Si tienes suerte, esto solo se te funde el Caimán de la punta, como me pasó a mí. Pero a algunos les explotó la punta literalmente.

Después de quemar como 10 puntas de osciloscopio entre todo el salón el profesor dijo que se le había olvidado que para evitar eso era mejor buscar el transformador.

Si no usas el TX tienes que saber cuál es el neutro y la línea del montaje, pero era más sencillo pegar la punta y esperar que nada explotara. Jajaja."

Jenner Caraballo

Ingeniero Electrónico - Egresado 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Si algo explota, se quema, o se calienta, desconecta todo y consulta con el encargado de laboratorio. La Fé es gratis, las puntas de osciloscopio no.


5. El protoboard chispeante.

"Una vez estaba en un laboratorio usando un transformador de 5V. Como saben, el borde del transformador es parte de su tiera.

El protoboard de encontraba demasiado cerca del TX y de paso mal aterrado.

Siguiendo la ley de Murphie, el protoboard tocó el transformador produciendo una chispa y haciendo un ruido muy fuerte, por el cual todos en el laboratorio voltearon a ver.

El pobre protoboard quedó con heridas de guerra."

Guillermo Mora

Ingeniero Electrónico - Egresado 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Guarda buena distancia entre el protoboard y componentes de potencia como transformadores, motores, entre otros cuyo contacto pueda causar inconvenientes.


6. Contactos del tercer tipo.

"Una vez, en un laboratorio de Electrónica de Potencia, queríamos controlar el ángulo de disparo para encender un bombillo, pero este no encendía.

Entonces yo, sin querer, toque la mesa del laboratorio y recibí una descarga sin razón aparente. ¡Pero el bombillo encendió!

Afectado aun por la descarga, medio “muriendo” gritaba“¡Funciona! ¡Funciona!” Jajaja."

Carlos Salazar

Ingeniero Electrónico - Egresado 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Siempre cuando se trabaje con potencia es preciso mirar el conexionado de nuestros circuitos, ya que en un descuido, "la corriente", tiene sus formas de "recordarnos" cuando no hemos aislado debidamente.


7. Los misterios del 7 segmentos.

"En el laboratorio de Electrónica Digital I, en una práctica que consistía en un teclado de pulsadores y displays 7 segmentos, pasamos toda una semana tratando de que el circuito funcionara, pero el display solo mostraba un ocho (8).

Llegó el día de la entrega y aún el 7 segmentos seguía mostrando solo un bendito ocho (8), por lo que no pudimos entregar y obviamente perdimos la nota.

Al otro día, desmontamos todo y nos dimos cuenta de que al integrado previo al display no lo habíamos colocado en el tercer estado, que era modo buffer. Al colocar ese pin a tierra todo funcionó perfectamente."

Ana Cristina Rondón

Ingeniera Electrónica - Egresada 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Siempre hemos de verificar la hoja de datos de cada uno de los circuitos integrados que empleamos y marcar en los esquemáticos los pines de habilitación ya que muchas veces estos no se presentan en los programas de simulación.

De esta manera mantenemos la certeza de que no nos han quedado pines al aire que puedan causar falsas señales a pesar de haber realizado una lógica correcta.


8. Las aventuras del UART y el puerto zen.

"Me acuerdo que hubo una práctica laboratorio de Microprocesadores II, era el de comunicación UART, y había una parte que teníamos que usar unos pequeños motores, unos optocopladores y contar el número de vueltas, sentido de giro y esas cosas.

Funcionaba casi todo… menos la comunicación UART. No enviaba ni recibía nada y yo pensaba "¿Qué está pasando?"

Cambiamos un montón de líneas de código. Literal, cambié e hice de todo para ver porqué muchas cosas si funcionaban, pero justamente eso no.

Llegó el día de la entrega y tuve que entregar lo que tenía, porque de verdad no logré hacerlo funcionar.

Luego, sin estrés y sin tantas ganas de matar a alguien tras haber pasado días de muy poco dormir, me puse a revisar y resultó que todo era porque no había habilitado un puerto. Solo me faltó habilitar el puerto con el que estaba trabajando.

Eso nunca se me olvidó."

Jose Cedeño

Ingeniero Electrónico - Egresado 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Cuando realices prácticas que se centren en comunicación y transmisión de datos, verifica siempre la habilitacion de los puertos de entrada/salida. Realiza pruebas de comunicación para asegurarte de que los datos no solo se transmiten sino que también son correctos.


9. Una epifanía en assembler.

"Cuando cursaba Micropocesadores I y estaba haciendo la primera práctica de laboratorio, me senté toda la noche haciendo un código en assembler usando como guía un código que (supuestamente) servía, más los ejemplos de clase.

Escribí cada línea tal cual, cada parte al pelo. Cuando quemé el programa este no servía. No hacía nada. Cero.

Eso me enseño dos cosas:

La primera, que ya estaba grande para la gracia de dejar las cosas a último momento, pues esa noche era la noche previa a la entrega.

La segunda, que si te vas a aventurar a hacer un código tan largo  hay que hacerlo por partes.

Te ahorras un trabajo inmenso y mucho tiempo si primero te sientas a anotar las cosas que debes hacer paso a paso, y vas probando cada parte una por una y ensamblándolas.

Sabes, convertir algo grande y complejo en varias más chiquitas y realizables.

Y como bono: no confiar en código que te de tu profesor. Él está allí para enseñarte, no hacerte el laboratorio."

Omar Gonzales

Estudiante del X semestre de Ingeniería Electrónica

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

El tiempo de Dios es pefecto, pero el tiempo en Ingeniería obedece a una planificación, y siempre hemos de hacer la nuestra para establecer periodos de trabajo acordes al plazo de entrega y la noche previa a la entrega final no cuenta como una planificación a menos que seas NEO y estés en la Matrix.


10. Programador sonánbulo.

"La anécdota más loca que tengo sobre una práctica de laboratorio fue la vez en que teníamos que hacer una especie de microondas para Microprocesadores I. Comencé programando, pero no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Me trasnoché, me quedé dormido y no hice nada… según yo. En la mañana tenía el programa hecho. Aparentemente programé dormido y lo más cumbre fue que funcionó."

Augusto Canchis

Ingeniero Electrónico - Egresado 2018

UNEXPO - Puerto Ordaz

Moraleja:

Descansar apropiadamente también forma parte de estudiar. Sino, tu compromiso académico puede hacerte jugadas de este estilo.


Hasta aquí llegan las historias compartidas, esperamos que estas recomendaciones puedan valerte para prestar más atención a pequeños detalles que muchas veces damos por garantizados y que es en los momentos de mayor estrés que caemos en cuenta de que en realidad no hay garantía de nada.

Nadie esta exento de un error o percance en una práctica de laboratorio, más aun si estas son evaluadas. No solo hay que combinar la preparación y el talento en este punto, sino tambien la acción fría para que las ideas fluyan mejor.

Sí quieres compartir con nosotros alguna de tus experiencias para ayudar a otros chicos, escríbenos que estaremos encantados de leerte.