Hola Ingenieros y casi-Ingenieros...

Feliz Domingo para todos, como les había comentado la semana pasada, cada Domingo dejaré alguna reflexión sobre esos temas que lo dejan a uno pensando sobre la filosofía tras el "ser" Ingeniero.

Y escribo "SER" así entre comillas para plantear que tú ya eres por naturaleza ingenioso, a ti no te enseñan a como ser ingenioso, eso es algo que ya tienes y viene por defecto en tu paquete de habilidades.

Para que lo entiendan mejor, no eres Ingeniero porque te entregan un título que así lo dice, eres Ingeniero PORQUE SABES QUÉ HACER, eres un sabueso para dar con las soluciones y resolver cada problema que te pongan delante, y es eso mi estimado colega, lo que no te enseñan en ninguna escuela de ingeniería del mundo.

Estemos claros en ello, las universidades solo nos dan herramientas, métodos, estructura, nos pulen ese "je ne sais quoi" con el que nacemos.

No es porque "ay, este niño tiene notas muy altas, va a ser ingeniero", y lo que resulta es que tiene alma de artista y entra obligado a una escuela de ingeniería, ese es un ingeniero de papel que termina siendo el típico frustrado de la vida que nos encontramos en las oficinas.

Y hay que decirlo, no es que quienes eligieron titularse de Ingenieros porque les sonó bonito el título o que sus padres le eligieron la carrera (si es que hay alguno leyéndome cuyo caso sea similar), sean malas personas o hayan elegido mal, simplemente no tienen la vocación, les falta la chispa.

 


 La ingeniería no es para todos

No porque sea compleja por cada una de las ciencias que involucra (que mira lleva muchas y todas se ven desde el razonamiento más pragmático), sino porque en el ingeniero convergen razonamientos objetivos y subjetivos para poder CREAR soluciones.

Ese proceso creativo que va de la mano con lo científico nos convierte en un canal especial para la evolución de la tecnología, la industria, las sociedades, etc.
Y si no naces con ese DON, pues simplemente no lo tienes y no lo podrás desarrollar por mucho que estudies en una escuela de ingeniería.
Pero ¿sabes? eso tampoco es malo, simplemente es un llamado a reflexión, asi como los que tienen el don de la ingeniería merecen continuar estudiando a pesar de las decepciones y tropiezos, aquellos que estan en la carrera pero que no tienen el don o descubrieron que estan ahí por solo estar, también tienen que buscar su vocación.

Al final se trata de reconocer que se está donde se debe estar, y si no pues hay que redireccionar.


 ¿Cómo identificas a un ingeniero que tiene el DON?

Pues simplemente es un virtuoso, es esa clase de compañero que puede inferir (incluso desde un conocimiento limitado sobre los temas asociados a ingeniería), el cómo funcionan las cosas, como se conciben y sin esfuerzo, le es natural.

 

Imagina, si siendo así comprende los conceptos, ¿qué pasaría con esta persona al prepararse más, al escuchar el llamado de su vocación?

Para ejemplificarlo mejor, ¿Qué habría sido de Mozart si no hubiese tenido acceso a la música?, ¿Qué hubiese sido de Picasso sin acceso a pinturas?

Yo creo que solo se habrían tardado más en mostrar su naturaleza virtuosa en sus respectivos campos, porque esa parte tan real de la persona, tan inherente a su naturaleza, no se puede ocultar.

 

 
Entonces, ese DON que menciono, viene en diferentes formas, y muchas veces, (y voy a decirlo con total responsabilidad), es el mismo sistema educativo que se ocupa de mentirnos y hacernos pensar (a traves de métodos de evaluación que no se acondicionan a las habilidades del participante), que no tenemos nada que buscar en la carrera, que no servimos o que no somos suficientes.

¿Me ha pasado?... CLARO QUE ME HA PASADO, y estoy segura de que a todos durante su formación, pero ahí uno tiene que recordar para qué se está formando, para qué esta ahí estudiando.

Si tu respuesta es un "PORQUE QUIERO" cargado de seguridad y certeza, pues no necesitas más, es eso, lo quieres y listo, ve por ello y que nadie te diga que no puedes porque tú eres el único que conoce sus propias capacidades y el único que puede desafiarlas.

Y cuando digo que eres el único, es solo tú. Tus padres, profesores, amigos pueden darte consejos, pero quien sabrá si ha elegido correctamente la carrera o especialidad eres tú.


¿Cómo estás seguro de ello?

Pues no tienes dudas, y si las tienes es que esa no es tu vocación. La certeza viene cargado con todo y es lo que te hace seguir adelante sin titubeos.

 

El camión de valores que falta por tocar como humildad y honestidad son los que determinan que estás dispuesto a formarte y aprender más y mejor.

Podremos tener el DON, pero eso hay que pulirlo y recuerda siempre que tu mejor competencia serás tú mismo.

 

Para cerrar quiero dejarles por aqui una lectura que me pareció muy interesante sobre el talento, este es un blog de educación que me ha gustado mucho, no porque tenga hijos que aun no es el caso, sino porque como docente quiero estar al dia para ayudar a formar más y mejores Ingenieros respetando su vocación.

 

Aunque este blog está orientado a niños, toca puntos muy importantes sobre reconocer el talento y como incentivarlo. Acá te dejo el enlace Click aquí

Y por último te comparto un video que me envió un familiar muy querido hace unos años cuando empecé mi camino como Ingeniero. En este video, que es un clip de la serie "Dilbert", se habla desde un prisma humorístico sobre el DON de la ingeniería.

Espero que sea de tu agrado.

¿Tú también desarmaste cosas cuando pequeño o te preocupaste por dar explicación a temas que los demas no se preguntaban?

Es un aspecto común y muy compartido entre varios del gremio.

Puedes contarme en tus comentarios. Recuerda compartir, dar like y suscribirte.

¡Nos leemos pronto!